Los nuevos materiales de procedimiento criminal en el caso del 2 de mayo, presentados a petición de la Fiscalía, contienen una gran cantidad de irregularidades de procedimiento, que han caracterizado la calidad de la investigación de este caso desde el principio.

Hay que recordar que nos referimos a cuatro volúmenes de procedimientos criminales que han sido entregados para ser estudiados en el juicio y que, hasta ahora, la Fiscalía no ha considerado necesarios. Sin embargo, ahora que todas las demás pruebas presentadas por la acusación han sido examinadas y el caso debía quedar visto para sentencia, la Fiscalía de repente “se acordó” de estos materiales y decidió que el tribunal tiene la obligación de revisarlos. El 2 de agosto, el fiscal Kuprin entregó al tribunal la correspondiente petición, que fue aceptada.

Sin embargo, habría sido mejor no hacerlo, ya que el contenido de estos materiales pone en cuestión la cualificación y la aptitud de los agentes de la ley y oficiales que los han preparado. Por ejemplo, la escena en el centro comercial Athina [en el centro de Odessa], donde se refugiaron activistas del campo de Kulikovo el 2 de mayo, fue examinado por la policía en ausencia de los dueños del recinto o de sus representantes. Además, aunque los agentes del orden revisaron el centro comercial Athina el mismo 2 de mayo, no se inspeccionaron sus alrededores, donde se produjeron los enfrentamientos, hasta el 15 de mayo, es decir, dos semanas después de los hechos. Acompaña al protocolo de inspección una fotografía de la escena, aunque el propio protocolo afirma que no hay imágenes disponibles a causa de un fallo en el material fotográfico.

Son de especial interés los resultados de los exámenes forenses de las víctimas. En primer lugar, los expertos examinaron a las víctimas y estudiaron las pruebas suministradas de una forma incompleta, sin tener en cuenta la legislación de procedimiento criminal existente. Además, Derkash, el segundo de los expertos mencionados no aparece en la lista de expertos del Ministerio de Justicia, lo que significa que no puede participar en los análisis. En tercer lugar, el Instituto de Examen Médico Forense de Odessa no tenía derecho a realizar ningún examen forense, ya que, según la ley “sobre los exámenes forenses”, solo tienen la capacidad de realizar exámenes forenses las agencias especializadas del Estado, algo que no es aplicable al instituto de Odessa.

Concretamente, se ha podido saber que algunos de los cuerpos de varias de las víctimas que murieron en la plaza Grecheskaya y sus alrededores [en el centro de Odessa, durante los enfrentamientos que se produjeron a lo largo del día 2 de mayo de 2014] no fueron examinados por expertos. Tan solo trabajaron sobre ciertas “actas de investigación” realizadas por otras personas no especificadas (es evidente que los expertos no son responsables por las conclusiones erróneas) siguiendo órdenes de quienes se encontraban de servicio en el departamento del distrito. Incluso ese examen, si puede considerarse como tal, se produjo después de que los cuerpos fueran entregados a los familiares para su entierro, por lo que los expertos tuvieron que basarse en documentación, cuyos autores no están claros. Se trata de una flagrante infracción del código de procedimiento criminal y de la orden de investigación y que, según uno de los abogados de las víctimas, invalida todos los materiales para su uso en el tribunal.

Además, una vez más han vuelto a confirmarse un temor que la se había planteado: que algunas de las víctimas del caso que juzga lo ocurrido en la plaza Grecheskaya en realidad nada tienen que ver con esos hechos. De las treinta víctimas, se ha comprobado que, al menos cinco de ellas no se encontraban en la zona de Grecheskaya sino en el campo de Kulikovo. Queda por aclarar el lugar en el que otras cinco víctimas resultaron heridas. En otras palabras, estos heridos no pueden ser incluidos como víctimas en el caso que juzga lo sucedido en la zona de Grecheskaya y deben ser eliminadas de la lista de víctimas. Esto supone que son necesarias enmiendas en el acta de acusación y que la acusación deberá ser escuchada una vez más, por lo que se puede decir que los dos años y medio de vistas han resultado ser una pérdida de tiempo.

Etiquetas: ; ; ;