El Parlamento iraní aprueba por unanimidad un proyecto de ley para afrontar el ‘aventurismo’ y el ‘terrorismo’ de EE.UU. en la región.

Con 240 votos a favor y una abstención, la Asamblea Consultiva Islámica de Irán (Mayles) ha aprobado este domingo la iniciativa, que según el portavoz de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Seyed Husein Naqavi, “contempla los principios del acuerdo nuclear”, conocido como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés).

“Hemos contemplado los principios del JCPOA en el proyecto de ley que busca contrarrestar el aventurismo y el terrorismo de Estados Unidos en la región”, ha precisado Naqavi.

El alto funcionario persa ha enfatizado que ninguna parte de la mencionada iniciativa contradice el pacto nuclear, sellado en julio en 2015, entre Irán y los países del Grupo 5+1 (El Reino Unido, EE.UU., Rusia, Francia y China, más Alemania).

Seyed Abas Araqchi, un miembro del comité supervisor del JCPOA, que ha acudido a esta sesión de votación, ha indicado que el citado proyecto de ley forma parte de los planes del comité supervisor para responder a la llamada ‘Acta contra las actividades desestabilizadoras de Irán, 2017’, que aprobó el 15 de junio el Senado estadounidense para castigar a los iraníes justamente por su programa de misiles balísticos.

En virtud del acta estadounidense conocida como el S.722, el bloqueo de propiedades y capitales bancarios, los arrestos y la expulsión del territorio estadounidense se efectuarán contra los individuos o entidades relacionados con el programa misilístico de Irán.

Teherán, no obstante, asegura que su poder defensivo y las capacidades misilísticas están destinados a aumentar su poder disuasivo, por eso, seguirá adelante con su programa misilístico «sin límites».

En otro momento de sus declaraciones, Araqchi, el también vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, ha considerado muy adecuada la redacción del plan y ha recordado que Irán dispone de muchos otros medios para encarar a Estados Unidos.

La República Islámica de Irán, según el texto del citado plan antiestadounidense, se reserva el derecho a velar por los intereses nacionales y contribuir al restablecimiento de la paz en la región, teniendo en cuenta las medidas hostiles ejercidas en su contra.

Entre las hostilidades de Estados Unidos que no solo arriesgan la paz y la estabilidad de la región, sino los intereses de Teherán figuran: practicar “el aventurismo en la región, sembrar la discrepancia y el sectarismo, además de apoyar el terrorismo y extremismo”, según el documento.