Parar el neonazismo en Ucrania es necesario, pues la misma Ucrania se ha convertido en un monstruo sangriento y criminal. Cada vez con más frecuencia no paran de saltar chispan que dan lugar a grandes incendios por las calles de Ucrania.

Con la llegada del Maidan estos grupos neonazis se hicieron con el poder hasta desencadenar la violencia callejera contra todo aquel que parezca ser un «pro ruso» o hable en la lengua de Pushkin. Volver a escribir la historia es su mayor deseo, pero están usando la sangre para escribir sobre un papel que no sostiene ninguna de las palabras que mencionan con tanto ahinco.

El nazismo ya fue vencido y ahora estos reductos piden una vez más volver a una cruel guerra, no les basta la ya desatada guerra en el Donbass.

Se hace necesario detener el nazismo en Ucrania.