Desde el principio de las operaciones militares en Donbass, las bajas militares ucranianas ascienden a 2307 soldados que murieron a consecuencia de la guerra y 871 bajas no relacionadas con el combate. El total asciende a 3178 fallecidos y alrededor de 8.100 heridos, según explicó el jefe del Estado Mayor del Ejército Ucraniano Viktor Muzhenko. Sin embargo, hay motivos para pensar que el número de bajas se subestima seriamente y que se hace por un motivo específico.

El Estado Mayor ucraniano incluye entre las bajas no relacionadas con el combate a los soldados fallecidos a causa de enfermedades, infracciones de las medidas de seguridad como mal uso de las armas, accidentes o suicidio. “En comparación con 2015-2016, han disminuido considerablemente. Es un factor con el que se puede manipular la opinión pública por parte de oficiales irresponsables y, en ocasiones, provocadores”, afirmó Muzhenko según cita RIA Novosti.

Recientemente, el ministro del Interior, Arsen Avakov, declaró que, a fecha de julio de 2017, se habían quitado la vida alrededor de 500 participantes en ATO. Sin embargo, los datos de Avakov tienen en cuenta los soldados desmovilizados, que el Ministerio de Defensa no considera. De la misma forma, no se consideran bajas de combate los soldados que murieron en hospitales, ya que el certificado de defunción especifica la causa de la muerte según el diagnóstico médico y no como herida de combate.

Sin embargo, las estadísticas oficiales del Ministerio de Defensa contradicen los datos anunciados por el jefe del Estado Mayor. A principios de mes, el Ministerio de Defensa afirmó que han muerto en Donbass más de 2.700 soldados ucranianos, mientras que más de 10.000 han resultado heridos de diversa consideración. No se trata de un problema de redondeo o de falta de capacidad para sumar. Es probable que el Ministerio de Defensa utilicen los mismos datos y que los interpreten de diferente manera.

Las fuentes ucranianas utilizan la idea de las bajas fuera de combate para revisar la lista de bajas en combate. Por ejemplo, los datos oficiales limitan a 66, una cifra ridícula, el número de soldados muertos en la batalla de Debaltsevo. Unidades completas fueron o disueltas o completamente reformadas, lo que supuestamente dio lugar a la “pérdida” de documentos (algo parecido se había alegado durante las batallas de Ilovaisk y Saur Mogila). El número oficial de bajas se falseó por motivos de propaganda, según la cual el Ejército Ucraniano obtuvo una victoria, ya que logró que gran parte de sus unidades escaparan de la zona. Para ello es necesario negar la evidencia, por ejemplo, las imágenes de soldados ucranianos muertos en los campos helados. Tampoco se cuenta como bajas los cuerpos no recuperados o los desertores.

Se calcula que han pasado al lado de las milicias de la RPD y la RPL alrededor de 9.000 soldados ucranianos. Si se cuenta o no las bajas depende de la metodología y se considera la posibilidad de ignorar la información, especialmente si es excesivamente negativa desde el punto de vista propagandístico. Además, los datos del Ministerio de Defensa no tienen en cuenta ninguna de las unidades que no forman oficialmente parte del Ejército Ucraniano, unidades que van desde el batallón internacional Dzokhar Dudayev al Praviy Sektor o los batallones que forman parte de las tropas del Ministerio del Interior, como el batallón especial Donbass.

En Debaltsevo sufrieron fuertes pérdidas la 25ª Brigada Táctica Aerotransportada y la 128ª Brigada de Infantería. Pero todas las unidades que se encontraban sitiadas sufrieron bajas: la 17ª Brigada de Infantería, la 38ª Brigada Mecanizada, la Primera Brigada de Infantería, el 54º Batallón de Reconocimiento y otras muchas unidades menores. El número total de tropas sitiadas podría haber llegado a 5.000, en gran parte aisladas en puntos fuertes y trincheras, sin comunicación entre ellas. Las cifras de 66 fallecidos y 120 capturados son pura ficción. La realidad es que el Ejército Ucraniano pudo perder a alrededor de la quinta parte de ese grupo.

El propio Ministerio de Defensa de Ucrania afirmó que habían salido de Debaltsevo 2459 soldados (de 8.000) y 15 tanques (de unos 200). Gran parte de los solados rescatados formaba parte de dos unidades: la 128ª Brigada de Infantería (de Mukachevo) y el batallón voluntario territorial Krivbas. ¿Qué fue de los demás?

Algo parecido ocurrió con los datos de las bajas de las batallas del aeropuerto de Donetsk, Ilovaisk o Saur Mogila. Ahora mismo, técnicamente en periodo de alto el fuego, el comando ucraniano informa de unas bajas de 5-10 soldados a la semana en término medio. Tres bajas al día pueden ser críticas para las pequeñas unidades individuales, ya que comienzan a afectar la moral de oficiales de segunda. Tras unas cuantas semanas, esas bajas afectan ya a los oficiales y pueden producirse cambios irreversibles en el comportamiento del personal.

Llama la atención que el momento de la presentación de los informes de bajas ucranianas siempre parece preparado. Por ejemplo, la publicación de datos de grandes pérdidas pueden incitar al odio y pueden ser utilizados para preparar a la opinión pública para futuras operaciones ofensivas. Y se da por hecho que no existen personas inteligentes que hayan seguido la evolución de las bajas en cada pequeña unidad. Simplemente esconder las bajas, como ha ocurrido recientemente en Marinka o Krasnogorovka, suele funcionar, pero en operaciones a gran escala, como fue el caso de Debaltsevo, se puede también manipular las cifras. Lo mismo ocurre con el número de prisioneros, que la parte ucraniana separa en diferentes categorías para evitar que no haya una cifra total.

Ahora el Ministerio de Defensa y el Estado Mayor insisten en que se produzca una nueva ronda de reclutamiento. En el mismo mensaje que informa sobre el número de bajas, el general Muzhenko se declara preparado para enviar a Donbass otra vez incluso a los soldados que “han servido en ATO” y han pasado a la reserva.

Hay que recordar que, desde que comenzó la guerra, el Ministerio de Defensa ha movilizado a más de 200.000 personas, la mayoría de las cuales ya ha pasado a la reserva. En principio, el reclutamiento ha finalizado, pero el Ministerio ha pedido urgentemente que se cubran los puestos, especialmente porque el Estado Mayor opina que la actual cifra de la agrupación en Donbass es insuficiente para una operación estratégica para destruir rápidamente al enemigo.

Pero esto simplemente no lleva a ninguna parte. Y la presentación de estas extrañas cifras por parte de Muzhenko busca dos objetivos contradictorios. En primer lugar, estos datos no deben asustar a la población ucraniana. Pero, en segundo lugar, deben demostrar la urgente necesidad de reclutamiento. Y eso teniendo en cuenta que la población ucraniana no está compuesta por fanáticos sin preparación sino personas con experiencia de combate.

El número de bajas irreparables del Ejército Ucraniano en la guerra puede ascender a 10.000 personas (no se trata, por supuesto, de una cifra exacta) y el de prisioneros (en diferentes momentos) a unos 9.000. En la cifra de 10.000 se incluyen, no solo los soldados fallecidos en combate sino también los heridos graves que no podrán volver a la batalla y quienes murieron en hospitales.

En general, los datos exactos de bajas en un periodo largo de guerra siempre son sospechosas. En este caso, las “cifras Muzhenko” cuentan con un factor importante: la información que no se da. Porque no es un caso aislado, sino un cálculo bien pensado del Estado Mayor ucraniano.

Etiquetas: ; ; ;