El alcalde de Charlottesville (localidad del estado de Virginia, EEUU), Michael Signer, condenó lo que consideró una reacción moderada del presidente Donald Trump ante la violencia vivida en esa ciudad estadounidense, a raíz de una manifestación de supremacistas blancos.

“Creo que durante su campaña hicieron una elección muy lamentable, la de apelar a los prejuicios de la gente”, sostuvo el líder local, y afirmó que ese tipo de mensaje influenció en todo el país “a estos antisemitas, racistas, arios, neonazis, miembros del Ku Klux Klan”, publicó Prensa Latina.

En declaraciones a la cadena NBC News, Signer agregó que esos grupos, que estaban siempre en las sombras, con la campaña del jefe de Estado tuvieron una razón para salir a la luz.

“Llegó el momento de que esto se detenga, lo sucedido debe ser un punto de inflexión”, expresó el alcalde en alusión a los violentos enfrentamientos ocurridos el sábado en la ciudad entre los supremacistas y antifascistas, que causó tres decesos.

En una aparición en CNN, Signer había llamado a mirar la campaña presidencial desarrollada por Trump el pasado año y la forma en que apeló a esas organizaciones racistas.

Trump ha enfrentado amplias críticas de todo el espectro político norteamericano, por sugerir que “muchas partes” eran culpables de los disturbios registrados ayer en la ciudad del estado de Virginia, donde se declaró un estado de emergencia, y no responsabilizar explícitamente a los supremacistas.

La controversia en torno a la reacción del gobernante se ha intensificado, porque el exlíder del Ku Klux Klan, David Duke, apareció en el mitin de Charlottesville antes de los sucesos de este sábado y expresó que el evento representaba el cumplimiento de las promesas de Trump.

“Estamos decididos a recuperar nuestro país, vamos a cumplir las promesas de Donald Trump, por eso votamos por él, porque dijo que va a tomar nuestro país de vuelta y eso es lo que debemos hacer”, manifestó.

FBI INVESTIGARÁ “DERECHOS CIVILES”

Por otra parte, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) anunció el inicio de una investigación de derechos civiles, sobre las circunstancias que llevaron a un conductor a embestir a una multitud cuando supremacistas blancos y manifestantes antiracistas se enfrentaban en Charlottesville. El organismo no se pronunció sobre los hechos violentos, sino que solo pesquisarán sobre el vehículo.