El Parlamento iraní aprobó por unanimidad una moción contra las recientes sanciones de Estados Unidos, votando para aumentar el gasto en el programa de misiles de Teherán y el mecanismo de defensa del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica de Irán (CGRI).

Con 240 votos a favor y una abstención, los legisladores iraníes votaron a favor de un proyecto de ley para enfrentar “las acciones terroristas y aventureras de Estados Unidos” en la región. Esto se produjo después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, firmara un proyecto de ley aprobado, a principios de agosto, por el Congreso de Estados Unidos para imponer nuevas sanciones a Irán sobre su programa de misiles.

El portavoz de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior del Parlamento iraní, Seyed Husein Naqavi, declaró que con esta medida el Parlamento tomó el mayor cuidado para no violar el acuerdo nuclear y ofrecer excusas para las partes opuestas. Por su parte, el vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abas Araqchi, calificó de “muy fuerte” el proyecto de ley aprobado por parlamentarios iraníes y aseveró que Irán tiene muchos dispositivos a su disposición aparte del acuerdo nuclear para enfrentar a Estados Unidos.

El plan requeriría que el Gobierno y las fuerzas armadas de Irán elaboraran una estrategia para contrarrestar las violaciones de los derechos humanos de Estados Unidos en todo el mundo y para apoyar a los cuerpos e individuos iraníes afectados por las sanciones estadounidenses.

La medida también asignaría más de 260 millones de dólares cada uno al programa de misiles balísticos de Irán y al CGRI que ha enviado asesores militares a Irak y Siria para combatir a los terroristas. Al rechazar las acusaciones en este campo, Teherán ha asegurado en reiteradas ocasiones que todos sus misiles de largo, corto y medio alcance como los misiles balísticos, tienen carácter defensivo y ninguno de ellos son capaz de portar ojivas nucleares.