El ministro iraquí del Interior, Qasim al-Araji, aseguró que Irán y Arabia Saudita dan pasos de distensión para reanudar sus relaciones bilaterales, según informó hoy el canal televisivo iraquí Al Sumaria.

Al-Araji reveló que las autoridades sauditas solicitaron la mediación de Iraq para organizar un diálogo entre los dos países árabes que rompieron vínculos diplomáticos en enero de 2016, tras la ejecución por Riad del clérigo chiíta Nimr Baqer al-Nimr.

El titular del Interior dio a conocer que el príncipe heredero saudita, Mohamad Bin Salman, le pidió oficialmente mediación entre Riad y Teherán.

Esas declaraciones las hizo Al-Araji en una conferencia de prensa conjunta con su homólogo iraní, Abdolreza Rahmani Fazli, celebrada la víspera en esta capital.

Una de las solicitudes de Irán y que cumplirá Arabia Saudita a fin de aliviar tensiones, incluye el tratamiento con respeto y el permiso de visita al cementerio de al-Baqi, en la ciudad sagrada de Medina, a los peregrinos iraníes durante la celebración del Hajj.

Al-Araji subrayó lo necesario de la existencia de relaciones de mutuo respeto entre Teherán y Riad por la importancia de ambos en el mundo musulmán, el primero líder de la variante islámica chiíta y el otro, de la sunita.

Las relaciones entre Irán y Arabia Saudí comenzaron a empeorar cuando en septiembre de 2015 un grupo de ciudadanos iraníes murió en una avalancha humana durante los rituales de Hajj en Mina, cerca de la ciudad sagrada de La Meca.