La autodenominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a los partidos políticos de la derecha venezolana, emitió un contradictorio comunicado para fijar postura ante las recientes amenazas de invasión militar a Venezuela, aunque cuidándose de identificar a la nación agresora y sin mencionar nunca las graves y peligrosas declaraciones proferidas por el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), Donald Trump.

En el texto, cuyo título no alude por ninguna parte la grave y explícita amenaza militar de EEUU, y con una curiosa redacción que inicia precisamente acusando a Cuba de “intervención” en Venezuela, la coalición política opositora asegura rechazar cualquier amenaza o acción de “potencia extranjera” en los asuntos soberanos del país.


El comunicado no reprocha ni mucho menos identifica a Trump, quien es el jefe de esta potencia extranjera que -en rueda de prensa ofrecida este viernes- dijo que tiene “muchas opciones para Venezuela, incluyendo una opción militar si fuese necesario”. Tal como está redactado, la lectura de este comunicado conduce erróneamente a creer que Cuba es la potencia extranjera que ha provocado la amenaza.

Sin embargo, la ambigua y confusa argumentación justifica, en forma paradójica, la agresión de esa “potencia extranjera”, pues a juicio de la MUD el Gobierno venezolano es culpable “por convertir al país en una amenaza regional”.

“La dictadura de Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a una tragedia humanitaria sin precedentes. Ahora se suma a la crisis la amenaza del uso de la fuerza por parte de una potencia extranjera”, concluye. Esta afirmación omite que altos voceros que pertenecen a la agrupación política han visitado a esa “potencia extranjera” para solicitar expresamente la intervención.

En su conjunto, el comunicado de la derecha venezolana refuerza los argumentos utilizados por EEUU en su persistente injerencismo en los asuntos internos de Venezuela, mientras intenta responsabilizar a un tercer país de la grave amenaza anunciada en forma pública y notoria por el imperio norteamericano que la MUD, simplemente, oculta.