El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó a los militares estar preparados para atacar en cualquier momento si toma tal decisión, comunicó la agencia Reuters que cita medios norcoreanos.

También declaró que EEUU debe hacer una «elección acertada» si quiere evitar el peligroso conflicto bélico.

«EEUU… debe hacer una elección acertada y demostrar con hechos que desea relajar la tensión en la península de Corea y prevenir la confrontación militar peligrosa», dijo Kim Jong-un citado por la prensa norcoreana.

Se comenta además que Kim examinó los planes del Ejército para disparar misiles hacia la isla de Guam, en el Pacífico, donde EEUU tiene bases militares.

El comandante de las Fuerzas Estratégicas de Corea del Norte, general Kim Rak-gyom, desveló la semana pasada el plan de un ataque preventivo contra EEUU que sería presentado a mediados de agosto al dirigente norcoreano, Kim Jong-un.

El plan prevé disparar cuatro misiles de alcance intermedio Hwasong-12 que sobrevolarían el territorio de Japón y caerían a unos 30 o 40 kilómetros de la costa de Guam, la isla estadounidense con 163.000 habitantes y varias bases militares.

Por su parte, el presidente de EEUU, Donald Trump, afirmó que Washington respondería con «fuego y furia» a Pyongyang, recordó que su primera orden ejecutiva fue la de modernizar el arsenal nuclear de EEUU, «más poderoso ahora que nunca», y advirtió que las opciones militares ya están preparadas.

La semana pasada, varios militares de alto rango revelaron al canal de televisión NBC News que el Pentágono confeccionó un plan de ataque preventivo a las bases de misiles en Corea del Norte cuya pieza clave sería el uso de bombarderos estratégicos B-1B Lancer emplazados en la base aérea Andersen, en Guam.

Corea del Norte realizó desde enero 11 pruebas de proyectiles balísticos, incluyendo el lanzamiento de dos supuestos misiles intercontinentales capaces de alcanzar el territorio de EEUU.

En 2016, Pyongyang llevó a cabo más de 20 ensayos de misiles balísticos, además de la cuarta y la quinta pruebas nucleares, pese a las prohibiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.