El poblado de Zaytsevo es uno de los puntos claves en la línea del frente. Aquí prácticamente todas las casas tienen marcas de metralla o disparos directos. Muchas de esas casas están parcial o totalmente destruídas.

«Durante el día todo está en silencio, al llegar la noche comienzan los bombardeos desde las posiciones ucranianas que se encuentran a un kilómetro», — ha informado la corresponsal de guerra Katerina Katina.

A pesar de todo esto y de que no se cumple ningún armisticio, la gente sigue viviendo como puede en esta zona.