El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, declaró que su país sigue abierto a conversaciones con Norcorea.

“Seguimos interesados en tratar de hallar una manera de llegar al diálogo, pero eso depende de Kim Jong-un”, dijo a los reporteros en una conferencia de prensa.

La tensión se mantiene alta en la península coreana en los últimos días entre Washington y Pyongyang después de que el ejército norcoreano dijera el jueves que su plan de atacar la base estadounidense de Guam con misiles intermedios estaría listo para mediados de agosto y que su implementación dependería de una decisión Kim.

La declaración del ejército norcoreano fue en respuesta a la advertencia del presidente Donald Trump, quien aseguró que enfrentará “con fuego y furia” a Corea del Norte si vuelve a amenazar a los Estados Unidos.

Ante este ultimátum, Pionyang respondió que elaboraría un plan para atacar con misiles la isla de Guam.

NO ATACARÁ GUAM

Según Rusia Today, Corea del Norte decidió desistir de su plan de atacar con misiles la isla estadounidense de Guam, ubicada en el océano Pacifico occidental.

Aunque señala que el líder norcoreano podría cambiar de opinión, en caso de que “los yanquis persistan con sus peligrosas acciones en la península coreana”, citando a medios estatales del país asiático.

La información publicada apunta a que fue el líder de Corea del Norte el que desistió de su propósito de atacar la isla estadounidense después de visitar un centro de mando militar y revisar el plan diseñado por sus principales comandantes.

Miles de ciudadanos de Corea del Sur marcharon en la capital, Seúl, para exigir paz en la península coreana.