Ayer martes las autoridades descubrieron cuatro fosas clandestinas en el bulevar Costa Dorada, en Acapulco, estado de Guerrero, México.

En estas fosas se encontraron el cuerpo de seis personas, cinco hombres y una mujer, que se encontraban en estado de descomposición y con las manos atadas, refiere EFE.

Por otra parte, en el mismo estado sureño, se encontraron tres cuerpos desmembrados en un automovil, mientras que en la zona de Almazán, un hombre fue asesinado por arma de fuego.

El último hecho violento se registró Texca, cuando autoridades mexicanas encontraron un cadáver, que presentaba golpes en el cuerpo, en un vertedero de basura.

Durante el primer semestre del año se ha registrado en México 12.155 crímenes violentos, lo que representa un incremento de 31% respecto al mismo semestre del año anterior y 16% más que el primer semestre del 2011.

Los estados de Colima (oeste), Guerrero (sur), Chihauhua (norte), Sinaloa (oeste) y Baja California y Baja California Sur, en el noroeste, son las regiones donde más han aumentado este tipo de delitos. A nivel nacional, 72% de estos homicidios son ejecuciones de crimen organizado, pero hay estados en donde se rebasa el 80% como Guanajuato, Nayarit, Veracruz, Baja California Sur, Colima y Michoacán.