Muktar Robow, uno de los principales fundadores y ex líder del grupo islamista Al Shabab, confirmó ayer que trabajará con el Ejército para luchar contra esa organización.

El hasta ahora combatiente extremista, conocido por el alias de Abu Mansur, admitió ante la prensa que encabezará un grupo operativo oficial para enfrentar a sus anteriores compañeros de armas, seis años después de abandonarlos con su deserción.

Robow confirmó que Al Shabab intentó matarlo varias veces luego de su defección y comenzó sus conversaciones con el Ejecutivo tras huir a Mogadiscio por avión desde la ciudad occidental de Hudur.

El desertor del grupo islamista reconoció las gestiones del gobierno y de sus aliados internacionales para llegar a las actuales negociaciones, que ‘preparan el camino para la estabilización de Somalia’.

Robow opinó que la capacidad operativa de Al Shabab es hora muy débil, en lo cual contribuye, según especialistas, la desaparición de otros de sus dirigentes, como ocurrió con Ali Jabal, muerto el 30 de julio en un bombardeo de Estados Unidos en el sur del país.

Ese líder islamista se encargaba de la planificación y ejecución de ataques de las milicias que operaban en las regiones de Mogadiscio y Banadir, y utilizaba la región de Baja Shabelle como centro de dichas actividades.

Ibrahim Bulle, analista político y de seguridad de la Iniciativa Barbaar, una agencia internacional para la reinserción de excombatientes, opinó, por su parte, que esas bajas en el liderazgo de Al Shabab significan un duro golpe para el grupo integrista islámico.

Según el experto, el imperio de esa organización llega a su fin, pues sin líderes como Robow, sus milicias perderán influencia en las regiones de un país sumido en la guerra, el caos y el desgobierno desde el derrocamiento del presidente Mohamed Siad Barre en 1991.

Etiquetas: ; ;