Con la llegada de la mitad de agosto está claro que la tendencia estratégica anual de interminables derrotas del “E.I.” en el campo de batalla y el rápido repliegue territorial continúa en pleno efecto.

En el este de Siria, tres frentes masivos del Ejército Árabe Sirio- respaldados por grupos paramilitares aliados-continúan cerrándose en la estratégica ciudad de Deir ez Zor desde el norte, oeste y sur. Mientras que las Fuerzas de elite Tigre están ahora a poca distancia de la ciudad de Maadan (el último bastión del “E.I.” en el sur de la gobernación de Raqqa), el 5° Cuerpo de Asalto ha liberado la ciudad de al-Sukhnah.

En la misma ciudad de Raqqa, las “fuerzas democráticas” de Siria, dirigidas por los kurdos, han capturado del “E.I.” más del 50 por ciento del área principal del centro urbano y continúan presionando a los combatientes jihadistas en una zona cada vez más reducida que abarca los suburbios centrales y septentrionales de la ciudad.

En el centro de Siria, las fuerzas progubernamentales están preparadas para aislar y luego aniquilar un gran bastión del grupo terrorista del “Estado Islámico” que se inserta en una serie de asentamientos en las regiones del este de Hama y el centro de la gobernación de Homs.

A lo largo de Siria controlada por los rebeldes, los frentes se han mantenido relativamente tranquilos, con la excepción del este de Damasco, donde el Ejército Árabe Sirio está involucrado en una batalla aguda contra militantes islámicos y en la región de Afrin donde los rebeldes turcos y las fuerzas kurdas intercambian escaramuzas de fuego de artillería casi a diario. También hay informes de que los terroristas de Hayat Tahrir al-Sham planean llevar a cabo una nueva operación ofensiva contra las fuerzas progubernamentales en el norte de la gobernación de Hama.