Han surgido pruebas de que los Estados Unidos y el Reino Unido suministraron agentes químicos de calidad armamentística a las fuerzas terroristas en Siria.

Durante una conferencia de prensa en Damasco ayer miércoles, el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faisal Mekdad, declaró que se han encontrado agentes químicos en depósitos de armas abandonados por las fuerzas militantes en la ciudad de Alepo y la región oriental de Ghouta en Damasco que tienen firmas de marcas registradas que se pueden rastrear a conocidos laboratorios de armas químicas de los Estados Unidos y del Reino Unido.

Según el ministro sirio de Exteriores, los irritantes de tipo CS y CN (utilizados en el control de disturbios) capturados de armas de las armas de los terroristas en las áreas recién liberadas, fueron hallados tras el análisis de la marca registrada de productores de gas lacrimógeno de los laboratorios federales y tecnologías no letales y el productor británico de gas lacrimógeno Chemring Defense.

Además, Mekdad también explicó los sistemas de suministro (es decir, los tipos de armas) en los que se encontraron estos agentes químicos-incluían granadas de mano y proyectiles de cohetes.

El ministro sirio de Asuntos Exteriores se refirió a las normas internacionales establecidas sobre el uso de armas químicas para señalar que es ilegal emplear irritantes de control de disturbios en condiciones de guerra estándar. De esto llegó a la conclusión de que las potencias occidentales y sus aliados regionales no sólo habían apoyado a los terroristas en Siria proporcionándoles armas convencionales, sino también suministrándoles armas prohibidas.