El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, calificó ayer al racismo y la xenofobia de venenos de la sociedad.

En declaraciones a la prensa, el diplomático llamó a toda la comunidad internacional y sus actores a condenar esos flagelos de una manera inequívoca, en cualquier lugar y momento que se produzcan.

Guterres reiteró su postura fijada la víspera, tras los recientes actos de violencia derivados de una manifestación en la localidad estadounidense de Charlottesville, Virginia, protagonizada por supremacistas blancos.

De acuerdo con el secretario general de la ONU, la humanidad debe guiarse por los principios del respeto a la diversidad y el rechazo a las posturas irracionales.

Eso es clave en Estados Unidos y en cualquier otra parte del mundo, subrayó.

Más temprano, expertos de Naciones Unidas expresaron preocupación por el auge del racismo y la xenofobia en Estados Unidos.

Estamos alarmados e indignados con lo ocurrido en Charlottesville, donde desplegaron su odio los extremistas de derecha, los supremacistas blancos y las organizaciones neonazis, señalaron en un comunicado conjunto.

Suscribieron la declaración el jefe del Grupo de Trabajo de Expertos sobre los Afrodescendientes, Sabelo Gumedze, la líder del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, Anastasia Cricklet, y el relator especial para combatir las formas contemporáneas de racismo, Mutuma Ruteere.

Los firmantes pidieron una condena clara y contundente a quienes promueven el odio y el racismo en la sociedad norteamericana, investigar sus crímenes y procesar a los responsables ante la justicia.

Etiquetas: ; ; ;