Los rumores de una concentración de Ku Klux Klan atrajeron a cientos de manifestantes a las calles de Durham, Carolina del Norte, donde una persona habría sido detenida por negarse a abandonar la manifestación.