El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Stephen O’ Brien, lamentó ayer en el Consejo de Seguridad que el sufrimiento de la población yemenita siga sin encontrar alivio y empeore en la práctica cada vez más.

Pese a los esfuerzos de los últimos años para detener el conflicto y su terrible impacto humanitario, no tenemos ninguna buena noticia que dar respecto a la deplorable, evitable y completamente creada por el hombre situación que vive Yemen, advirtió en una reunión abierta del órgano de 15 miembros.

En la sesión dedicada a abordar la crisis en el país de la Península Arábiga, el funcionario señaló que las penurias siguen creciendo, en un escenario marcado por un brutal conflicto, medio millón de casos sospechosos de cólera y hambruna.

O´Brien demandó la apertura de todos los puertos y aeropuertos, en aras de permitir el movimiento de civiles y de ayuda, y exigió a las partes enfrentadas respetar las leyes internacionales.

Yemen vive un sangriento conflicto entre el gobierno y los rebeldes huti, el cual escaló en marzo de 2015 con una intervención extranjera liderada por Arabia Saudita, coalición antiinsurgente denunciada por sus sistemáticos bombardeos y el bloqueo impuesto.

El funcionario de la ONU insistió en que es tiempo de poner fin a la tragedia de tantas personas inocentes, en un país en el cual se estima que el 80 por ciento de su población, 21 millones de seres humanos, necesita ayuda.

Por su parte, el enviado especial de las Naciones Unidas para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, comentó vía una video-conferencia al Consejo de Seguridad que las luchas por el poder continúan, con los civiles como los más afectados.

Ismail recordó la urgencia de una solución política, la única factible para detener el conflicto y sus consecuencias.

Etiquetas: ; ;