Las tropas libanesas redoblaron sus esfuerzos durante operaciones en el este del país para expulsar al autodenominado Estado Islámico o Daesh, informó hoy la cadena televisiva Al Manar.

Ese medio comentó que las acciones de los militares se concentran en la región de Ras Baalbeck y el valle de la Bekaa, zonas limítrofes con Siria.

Para esa campaña, el Ejército libanés recibe el apoyo de la organización política y militar Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano, Hizbulah, que ha sido clave en otras batallas.

Los combatientes de Hizbulah concluyeron el pasado 23 de julio una exitosa ofensiva en la región de Arsal, en el nordeste del país, que expulsó a la alianza terrorista exFrente Al Nusra, ahora Hayat Tahrir Al-Sham (Junta de Liberación del Levante).

Desde entonces, Hizbulah, junto al Ejército sirio, trasladó operaciones contra las posiciones del Daesh, acrónimo en árabe de Estado Islámico, en las zonas fronterizas con Siria.