La Fiscalía General de Ucrania ha publicado los resultados de la investigación sobre la batalla de Ilovaisk, en la región de Donetsk. En el informe se habla de la traición de las “tropas rusas”, la deserción de los soldados ucranianos y los errores del comando de “ATO”.

La investigación de la Fiscalía apunto que la decisión de tomar Ilovaisk se produjo en el contexto de los éxitos en operaciones anteriores y con el objetivo de tomar el control sobre las rutas de suministro de las milicias. Según informa UNIAN, el plan contemplaba, para una fase posterior, rodear y finalmente capturar Donetsk.

El informe alega también que en el momento de la operación se produjo una “masiva invasión rusa” la noche del 24 de agosto de 2014 [Día de la Independencia de Ucrania], cuando supuestamente llegaron 3.500 soldados, 60 tanques, 320 blindados, 60 cañones de artillería, 45 morteros y cinco sistemas antimisiles.

El Fiscal General explica que las fuerzas de las milicias prevalecieron sobre los soldados ucranianos y el Ejército Ucraniano quedó rodeado. En ese momento, las autoridades de la “operación antiterrorista” comenzaron las negociaciones con la parte rusa para lograr una evacuación segura de las tropas ucranianas de la zona sitiada según las rutas acordadas. La parte rusa supuestamente dio garantías de tal conclusión. A cambio, el acuerdo incluiría también la entrega a Rusia de los “paracaidistas rusos capturados”.

“En estas circunstancias se cometió el traicionero asesinato de 366 soldados ucranianos, mientras que 429 resultaron heridos de diversa consideración, 300 fueron capturados y las Fuerzas Armadas de Ucrania sufrieron significativas pérdidas de armamento y equipamiento material por valor de 300 millones de grivnas”, afirma el informe.

La Fiscalía acusa al primer asistente del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Nikolay Bogdanov, de crímenes según los artículos “Violación de la integridad territorial e inviolabilidad de Ucrania”, “Guerra de agresión”, “violación de las leyes y costumbres de la guerra con asesinato premeditado”. El informe acusa a Bogdanov de haber comandado “las tropas rusas durante la invasión del territorio de Ucrania”, en agosto de 2014.

Hay que precisar que el acuerdo que garantizaba la seguridad de las tropas ucranianas no incluía ni armas ni equipamiento. Sin embargo, es así [armados y en sus tanques y blindados] como el Ejército Ucraniano trató de escapar del cerco.

Según afirma Lb.ua,  en el informe, la Fiscalía afirma que el equipamiento ruso fue “retirado o camuflado con símbolos tácticos” y marcas de identificación de las unidades ucranianas.

La conclusión indica un bajo nivel de preparación de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania, “a consecuencia de las destructivas actividades de las autoridades entre los años 2010-2014!, así como numerosos casos de deserción, abandono del servicio militar y falta de cumplimiento de las órdenes de los superiores durante la batalla por Ilovaisk. También se especifican errores individuales de gestión de “ATO” en la planificación y la realización de las operaciones.

Sin embargo, pese a estos errores, la Fiscalía General de Ucrania se niega a considerar a los mandos de “ATO” culpables de la muerte de los soldados ucranianos y de las pérdidas de equipamiento.

Moscú ha negado en numerosas ocasiones haber participado en los hechos ocurridos en el sudeste de Ucrania, que califica de conflicto interno, y ha mostrado su interés por una solución a las crisis políticas y económicas.

Lo más duro de la batalla se produjo entre finales de agosto y principios de septiembre de 2014, cuando las tropas ucranianas lograron capturar parte de la ciudad de Ilovaisk, pero finalmente se vieron rodeadas por las milicias. A principios de septiembre, las fuerzas de la RPD lograron destruir la bolsa. Según los datos oficiales, en su intento por evacuar la zona, el Ejército Ucraniano perdió a 366 soldados, aunque otras fuentes apuntan a que en realidad murieron 459 soldados de las tropas ucranianas.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, llamó héroes a los soldados que quedaron cercados en Ilovaisk y trató de presentar los hechos al país como una victoria.