«Las condiciones para nosotros son duras pues pronto comenzarán a disparar ya. A las cuatro de la tarde empieza todo y hay que marchar al sótano rápidamente. Cuando disparan no sabes dónde correr, o a la casa o al sótano, pues disparan en todas direcciones. Aquí prácticamente ventanas no hay, la televisión fue destrozada y la calefacción igual» — ha contado la habitante de Trudovsky.

A pesar del armisticio de pan sobre el Donbass, los habitantes continúan viviendo en los sótanos bajo los bombardeos constantes del ejército ucraniano.

Etiquetas: ; ;