Con el derechista Sebastián Piñera a la cabeza de las encuestas, Chile cuenta ya con un amplio abanico de candidatos presidenciales de cara a los comicios del 19 de noviembre próximo.

Este domingo oficializó su participación por tercera vez en las elecciones Marco Enríquez-Ominami, por el Partido Progresista (PRO), quien pese a estar rezagado en los sondeos promete recuperar su protagonismo.

El hijo del asesinado líder del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), Miguel Enríquez, hizo un llamado a otros aspirantes al Palacio de La Moneda de la centroizquierda a instalar un debate conjunto.

En específico, solicitó a los senadores Alejandro Guillier (candidato por la gubernamental coalición Nueva Mayoría) y Carolina Goic (Democracia Cristiana) y a Beatriz Sánchez (Frente Amplio) a realizar acuerdos programáticos.

‘La centro izquierda no está bien porque está dividida. Sigo abierto a un acuerdo programático para segunda vuelta, los espero porque necesitamos más. Alejandro, Carolina, solos no pueden. Así como vamos, ganará Piñera’, reflexionó.

En la actualidad y según las preferencias que marcan las encuestas, lo que está en disputa es quién será el contendiente de Piñera en la segunda ronda de los comicios, que tendrán lugar el 17 de diciembre.

El magnate que representa a la coalición de derecha Chile Vamos, no obstante acusaciones de corrupción y conflicto de intereses cuando fue mandatario de 2010 a 2014, mantiene una espiral ascendente en el camino hacia La Moneda.

En las últimas semanas también se inscribieron para la lidia el senador Alejandro Navarro, por el pequeño y nuevo Partido País, en el ala de la izquierda, y el ultraconservador José Antonio Kast.

Los sondeos han dado de forma consistente el favoritismo de Piñera, visto por parte de la ciudadanía como una suerte de ‘salvador’ de la economía, cuando los guarismos según la Cepal serán indefectiblemente mejores en Latinoamérica en 2018.

El senador Guillier arrancó tarde en sus funciones electorales debido a la escisión dentro de la Nueva Mayoría de los democristianos, que finalmente decidieron postular por su cuenta a su líder, Carolina Goic.

Guillier se maneja en segundo lugar de las consultas de forma muy reñida con Beatriz Sánchez, pero en ambos casos, a gran distancia de Piñera.

Por su lado, Enríquez-Ominami, apenas intenta revertir su situación, lejos de las principales figuras por ahora en la puja electoral.

Controversias dentro de todos los grupos mayores de centroizquierda favorecen cada vez más a Piñera, quien por su parte no ha dejado de lanzar dardos contra la actual presidenta de la República, Michelle Bachelet.