Las autoridades rusas tratan aún de precisar el posible carácter terrorista del ataque con cuchillo que dejó siete heridos el sábado en la ciudad siberiana de Surgut, aunque sin descartar otras causas, precisó ayer una fuente de seguridad.

Svetlana Petrenko, portavoz del Comité de Instrucción ruso (CI), entidad que investiga el hecho, declaró este domingo que aún cuando el grupo extremista Estado Islámico (EI) se atribuyó la autoría de la acción, prosiguen las averiguaciones para precisar la motivación del atacante.

Petrenko indicó que el agresor, quien fue abatido por la policía, es un joven de 19 años residente en esa localidad ubicada en el distrito autónomo de Janty-Mansi, a dos mil 100 kilómetros al oriente de esta capital, pero sin dar a conocer la identidad del mismo.

Diversos medios locales afirman que se trata de Artur Gadzhíev, procedente de la República de Daguestán y apuntan que su padre está incluido en una lista de extremistas islámicos.

La vocera del CI afirmó que los investigadores valoran ‘todas las versiones posibles’ en relación con el incidente, pero sin concluir aun que se trate de una acción terrorista realizada por el EI, como afirmó esa organización a pocas horas del mismo.

‘En el domicilio del agresor se realizaron registros y se trabaja para aclarar las circunstancias de lo sucedido así como los motivos del atacante’, agregó la fuente.

Natalia Komarova, gobernadora de Janti-Mansiysk, informó hoy de que aún se encuentra en estado extremadamente grave uno de los siete heridos en el ataque, mientras otros tres también reciben cuidados intensivos por sus heridas, dos siguen hospitalizados con daños menores y otro ya fue dado de alta.

El ataque en Surgut ocurrió a pocas horas de un hecho similar ocurrido en Wuppertal, al oeste de Alemania donde el viernes último murió una persona y otra fue herida tras ser apuñaladas.

Ese mismo día en la suroccidental ciudad finlandesa de Turku fallecieron dos personas y otras siete sufrieron heridas tras ser acuchilladas por un extremista islámico de 18 años de origen marroquí, quien fue detenido.

Los hechos forman parte, según observadores, de una cadena de atentados que comenzó el 17 de agosto cuando el conductor de una furgoneta embistió a decenas de personas en una concurrida zona turística de la ciudad española de Barcelona matando a 13 viandantes e hiriendo a unos 130 de 34 nacionalidades diferentes.

Un segundo atropello múltiple, también reivindicado por el EI, ocurrió durante la madrugada del viernes en Cambrils, localidad próxima a Barcelona donde cinco agresores arrollaron a seis ciudadanos y asesinaron a uno de ellos, antes de ser abatidos por las fuerzas de seguridad.

Etiquetas: ; ; ;