La guerra es un fenómeno que toca todos los aspectos de la vida, y no sólo a la persona. Nuestros compañeros menores son arrastrados a la fuerza a los procesos destructivos, convirtiéndose en testigos o hasta participantes en estos crueles momentos.

En la guerra también la bondad y la caridad se hace más brillante aunque cueste creerlo. En los poblados, hechos fuego por los terroristas ucranianos, las personas comparten el último pedazo de pan con los animales sin refugio, y en las fuerzas armadas del Donbass los compañeros más pequeños también están junto a nosotros bajo las bombas.

Sobre los grupos de «combatientes cuadrúpedos» nunca se escribe nada en los libros de texto, sin embargo los veteranos siempre recuerdan los méritos de los perros militares pues ellos nunca traicionaron y siempre estaban preparados para combatir.

Etiquetas: ; ;