Un nuevo grupo de encuestas mostraron ayer una caída de la popularidad del presidente estadounidense Donald Trump, por debajo del 40 por ciento, en tres estados claves que lo ayudaron a ganar la Casa Blanca en 2016.

Los sondeos efectuados por NBC News/Marist en Michigan, Pennsylvania y Wisconsin revelan que más de la mitad de los votantes tienen ahora una visión desfavorable del mandatario.

En Michigan, la calificación positiva de Trump es de 36 por ciento en comparación con el 55 por ciento que lo rechaza.

Del mismo modo, el 35 por ciento de los electores en Pennsylvania apoyan al inquilino de la Casa Blanca, en comparación con el 54 por ciento que muestran una postura contraria.

Por su parte en Wisconsin se constata el mayor índice de opiniones negativas hacia el líder del ejecutivo, un 56 por ciento frente a solo el 34 por ciento de ciudadanos que lo ven con buenos ojos.

De acuerdo con las pesquisas, alrededor del 64 por ciento de los votantes en los tres estados aseguran sentirse avergonzados por la conducta de Trump como presidente.

Solo el 25 por ciento de los electores en Pennsylvania y Wisconsin indicó que la conducta de Trump los hace sentirse orgullosos, al igual que el 28 por ciento en Michigan.

El estudio de NBC News/Marist también encontró que en los tres estados, los votantes prefieren un Congreso controlado por los demócratas que por los republicanos.

En el caso de Michigan, el deseo de ver a los del partido azul controlar ambas cámaras del Capitolio se expresa en un 48 por ciento, frente a 35 por ciento a favor de la fuerza política roja.

Similar proporción en pos de los demócratas aparece con ocho puntos de ventaja entre el electorado de Wisconsin y de 10 puntos en Pennsylvania.

Los sondeos se efectuaron del 13 al 17 de agosto, tras la violencia desatada por una manifestación de grupos de supremacía blanca en Virginia y las tibias condenas al hecho por parte del mandatario.

Las elecciones legislativas -de medio término-, están pactadas para noviembre de 2018, con el objetivo de renovar un tercio del Senado y parte de la Cámara de Representantes, ambas con mayoría republicana.