Los maestros peruanos en huelga desde hace más de dos meses se aprestan hoy a radicalizar su protesta, tras fracasar una trabajosa negociación con el gobierno que, a través de mediadores, buscaba solucionar el conflicto.

El líder del Comité Nacional de Lucha formado por los sindicatos regionales en paro, Pedro Castillo, confirmó ayer el colapso de las conversaciones y anunció medidas más radicales para que el Ministerio de Educación atienda sus reclamos.

Dijo que su gremio convocará a un paro nacional con los frentes regionales de organizaciones sociales y una huelga de hambre masiva, a tiempo de señalar que seguirán llegando a Lima grupos de maestros para sumarse a las marchas que a diario realizan miles que arribaron para hacerse escuchar.

Castillo emplazó a la ministra de Educación, Marilú Martens, que dialogue directamente con los dirigentes de la huelga, pues las negociaciones fracasadas se hicieron a través de un grupo de parlamentarios de diversas tendencias.

Esa modalidad y la falta de acuerdo en torno a una norma de evaluación de los maestros, impidieron el acuerdo, pese a que otros temas salariales, presupuestales y profesionales ya habían sido pactados, según dijeron los mediadores.

La negociación fue indirecta debido a que el gobierno vetó como interlocutores a dirigentes como el líder de la huelga, Pedro Castillo, por sospechas de que estaría ligado a organizaciones vinculadas al antiguo grupo armado Sendero Luminoso.

Consultada sobre qué pasará si continúa la huelga, como han decidido los sindicatos, la ministra Martens dijo que se aplicará la ley, es decir que habrá sanciones salariales y despidos.

Etiquetas: ; ;