Miles de personas marcharon por las calles de Buenos Aires contra el sistema de ajuste neoliberal impuesto por Mauricio Macri.

La convocatoria la hizo la Confederación del Trabajo (CGT) con el apoyo de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), a raíz de la represión a los trabajadores de PepsiCo, en julio, que exigieron el reintegro de sus empleos luego de ser despedidos de forma arbitraria.

La manifestación llegó hasta la plaza de Mayo. “La marcha nos consolida, nos permite tener una sola voz frente al atropello y expresar pacíficamente pero con firmeza lo que pensamos”, dijo Juan Carlos Schmid, miembro de la central obrera.

La protesta se concentró en rechazar las políticas laborales impuestas por Macri, como la flexibilización laboral y la reforma de la edad jubilatoria, lo cual ha ido en detrimento de los beneficios de la población, por lo que el gremio ratificó su defensa al empleo.

Schmid, que fue el vocero principal, señaló: “los trabajadores somos los que forjamos la nación, el cimiento para el edificio grande que es el país, y eso depende únicamente de nosotros”.

En el mitin de la plaza de Mayo, Schmid instó a los manifestantes a “recuperar las banderas históricas del movimiento y a poner patas para arriba este país cuantas veces sea necesario”, y sostuvo que esta manifestación es una demostración de organización y disciplina. El cambio que queremos es el de la injusticia por justicia social, el del atraso y la pobreza por educación y formación de nuestros jóvenes”.

Los sindicalistas agregaron que su convocatoria se aleja de tintes políticos, pues ellos están luchando por los beneficios de los trabajadores argentinos que han sido arrebatados con la llegada de Macri.

Además de las exigencias laborales, los sindicalistas también reclamaron por la aparición con vida del joven Santiago Maldonado, desaparecido el pasado 1 de agosto tras la represión de la policía contra un grupo de Mapuches.

Entre tanto, los movimientos CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa reclamaron además por la implementación de la Ley de Emergencia Social y la sanción de la Emergencia Alimentaria, señalaron medios locales.

Por su parte, la Corriente Federal de los Trabajadores reclamaron el llamado a un paro nacional “lo más pronto posible”.

Por su parte, Macri se mostró desilusionado por la manifestación y señaló que después de las elecciones primarias para las parlamentarias (PASO) esperaba “una actitud de acompañamiento” por parte de las organizaciones sindicales.

También, el ministro argentino de Trabajo, Jorge Triaca, calificó la marcha de los sindicalistas como innecesaria e inoportuna, y de que “tiene un tufillo político”.

Etiquetas: ; ; ;