El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, por su sigla en inglés) denunció ayer martes el aumento en el uso de niños, y en particular de niñas, como bombas humanas por parte del grupo terrorista Boko Haram, instalado en el noreste de Nigeria.

Según datos ofrecidos por el organismo internacional, desde enero de 2017, 83 menores han sido utilizados con ese fin, de los cuales 55 eran niñas y en la mayoría de los casos menores de 15 años.

Ataques suicidas en Nigeria dejan 27 muertos y 83 heridos

Unicef contabilizó 27 varones, así como un bebé que una menor llevaba cargado a la espalda. “Los niños han sido usados repetidamente de esta manera en los últimos años y en lo que va de 2017, el número de niños afectados es cuatro veces mayor que durante todo el año pasado”, afirmó la portavoz de del organismo en Ginebra, Marixie Mercado.

Consejo de Seguridad advierte de hambruna en cuatro países

Unicef dijo que esta situación ocurre en medio de una crisis de desplazamientos masivos y de grave malnutrición en las poblaciones del noreste de Nigeria, donde opera el grupo terrorista.

Por ello, la agencia de la ONU realiza esfuerzos para ofrecer ayuda psicosocial a los niños que fueron raptados por Boko Haram, al tiempo que trabaja con sus familias y comunidades para que acepten su retorno

Etiquetas: ; ;