El embajador de Irak en Rusia, Haidar Mansour Hadi, en una entrevista con Izvestia habló sobre las perspectivas de cooperación entre Moscú y Bagdad en el ámbito militar y educativo. También contó sobre los planes de restauración de Mosul tras su liberación.

Irak y Rusia tienen una larga historia de cooperación en el campo de la educación superior. En estos momentos, cerca de 5.000 estudiantes iraquíes se educan en Rusia y este número está en crecimiento, explicó el embajador.

Cada año, el Gobierno ruso concede a los iraquíes cupos en sus universidades para la educación superior gratuita. Este año, 160 iraquíes han podido estudiar en Rusia a expensas del Gobierno ruso, pero las autoridades iraquíes han pedido aumentar este número a 354.

«Un número cada vez mayor de estudiantes iraquíes nos pide ayuda o consejos sobre cómo inscribirse en las universidades rusas», señaló el embajador.

En lo que corresponde a la cooperación militar, el mes pasado se anunció un acuerdo para la compra de decenas de tanques rusos T-90, además de las armas rusas que ya se usan por el Ejército iraquí.

«Las armas rusas son usadas en la guerra contra Daesh, nuestros militares se entrenan en Rusia y ambas partes están interesadas en continuar esta cooperación», aseguró Hadi.

Sobre la reconstrucción de Mosul, el embajador destacó que los terroristas no dejaron piedra sobre piedra en algunos de los barrios, por lo que las autoridades iraquíes se enfrentan a grandes retos para no solo recuperar los edificios y la infraestructura, sino también impulsar el regreso de los antiguos residentes a la ciudad.

«Y, por supuesto, estamos trabajando con los países vecinos y con toda la comunidad internacional en términos de recaudación de fondos. Algunos Estados se han comprometido ya a la reconstrucción de Irak. Las empresas rusas también han mostrado interés en convertirse en parte de este proceso», señaló Hadi.

Según el diplomático, para regresar a Mosul a su estado anterior a la llegada de Daesh (grupo terrorista prohibida en Rusia y otros países) se requiere unos 1.000 millones de dólares.

Asimismo, Hadi sostuvo que dentro de un par de meses, la ciudad iraquí estará completamente libre de invasores. «La operación para la liberación de Mosul ha durado nueve meses: la ciudad podría haber sido tomada por nuestras tropas mucho antes si el enemigo no hubiera utilizado a la población civil como un escudo humano», concluyó.