El ritmo del desarrollo y realización del plan saudí en relación a la islamización de los Balcanes se desarrolla sistemáticamente haciendo de la difusión del Islam un fenómeno natural y relacionándose con la propaganda de «tolerancia» emitida por la Unión Europea.

El curso de marketing bajo el nombre «la tolerancia» no trabaja mal Europa, los centros islámicos, las propuestas a las escuelas donde no sólo conocerán el Islam en forma de literatura y las tiendas que tentan con hermosos vestidos.

Y mientras la misma «tolerancia» europea ejerce presión sobre un modelo moral, el islam regenerado atrae con ternura por el culto a la formación y a la completa condena del terrorismo prometiendo dar al mundo (si es posible es en seguida todo) lo que es necesario.

Por ejemplo, el boom de la construcción de las mezquitas no es sólo una necesidad, es una de las direcciones básicas de prioridad respecto a la islamización.

Los organismo no gubernamentales en los diferentes países balcánicos reciben dinero de Arabia Saudí para las construcciones de escuelas islámicas, mezquitas, preparación de los profesores, literatura y cómo enseñar. Esrá pensado todo hasta los detalles más pequeños en plan psicológico, en comparación con el proyecto norteamericano del Estado Islámico (la estructura es prohibida en la Federación Rusa).