Tras varios días de pausa por las vacaciones de verano, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, retoma hoy sus labores con una gira europea que lo llevará a Austria, Rumanía y Bulgaria.

De acuerdo con la agenda divulgada por el Palacio del Elíseo, el mandatario pasará una jornada en cada país, y se reunirá con las principales figuras de los respectivos gobiernos.

Los medios de comunicación y analistas afirman que el objetivo del recorrido es promover reformas en la Unión Europea (UE), que el jefe de Estado juzga necesarias para impulsar el avance del bloque regional.

En este sentido, una de las principales medidas propuestas es la trasformación del sistema de trabajadores deslocalizados, mediante el cual un empleado de un país de la UE puede ir a realizar labores temporales a otra nación, pero sin abonar los impuestos o cuotas sociales del estado de acogida.

De acuerdo con Macron, esa práctica provoca una competencia desleal: ‘¿Cómo puedo explicarles a las clases medias francesas que las empresas cierran en Francia para irse a Polonia porque es menos caro, y que en nuestro país las empresas contratan a polacos porque se les paga sueldos menos caros? Ese sistema no funciona bien’, explicó hace algunas semanas.

Francia es el segundo país de la UE con mayor cantidad de trabajadores deslocalizados (más de 200 mil), solo superado por Alemania, que también está de acuerdo en introducir modificaciones como reducir el tiempo permitido para los contratos de este tipo.

Sin embargo, algunos países de Europa del este son menos favorables, principalmente Polonia, que constituye el país más emisor de trabajo deslocalizado.

Por otro lado, Macron regresa a sus labores presidenciales en un momento complejo marcado por la pérdida de popularidad, que se encuentra en torno a un 36 por ciento, según las encuestas más recientes.

Asimismo, su intención de aprobar una polémica reforma laboral genera amplias críticas y se vaticina un mes de septiembre tenso a nivel social.

Etiquetas: ; ;