El arma biológica existe ya de hace mucho tiempo. En la Edad Media arrojaban cadáveres por toda la ciudad y por las paredes castillo para ensuciar el agua potable.

Los indios cubrían las flechas con veneno de rana. En 1767 los británicos daban mantas a los indios con el virus de la viruela.
El arma biológica tiene una ventaja y es que es muy barata.

Japón era el único país, que usaba oficialmente las armas biológicas contra China durante la Segunda Guerra Mundial.
Japón fundó un departamento secreto de instrucción en 1932, «el Grupo 731» para la elaboración de armas biológicas porque querían defenderse de la URSS. En 1945 Japón se encontraba más desarrollada que otras naciones en este campo.

Los norteamericanos han comprado a los científicos japoneses para así traer todos los secretos a los EEUU obteniendo además la base jurídica. Oficialmente los EEUU comenzaron el programa de elaboración de armas biológicas en primavera de 1943. Claro, los planes existían de antes.

Los EEUU usaron armas químicas en el proyecto Agente Naranja contra Vietnam. Esta arma también fue elaborada dentro del programa ya indicado.

El 10 de abril de 1972 los EEUU, Gran Bretaña, la Unión Soviética y otros países (en resumidas cuentas 22 países) firmaron la Convención del arma biológica.

Los EEUU construyeron laboratorios biológicos alrededor de Rusia durante muchos años, eso es una infracción de la Convención del arma biológica.

Después de los ataques terroristas en Nueva York en septiembre de 2001, las amenazas biológicas fueron usadas para asustar a EEUU y a todo mundo. En la lucha contra los ataques biológicos los EEUU elaboran armas biológicas. ¡Que contradicción!

El Pentágono, el complejo militar industrial norteamericano, coopera también junto con la industria farmacéutica, hablando más exactamente con el consorcio «Big Pharma”.

La apertura de los laboratorios en Ucrania, en Arménia, Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Uzbekistán y Kirguizstán muestra que los EEUU están muy interesados en los antiguos países soviéticos. ¿Por la seguridad de las personas? No, solamente por el viejo plan escrito por Zbigniew Brzezinski y Henry Kissinger: rodear y sabotear a Rusia.

Después de la llamada gripe porcina en Rusia, Gennady Onischenko, el jefe del Servicio Federal por la Defensa de los Derechos de los Consumidores y el Bienestar ha dicho: «ASF ha llegado a nosotros desde Georgia, primero a la República de Osetia, y luego a las regiones de Krasnodar y de Stavropol.
Hay indicios de que esto fue artificialmente introducido. Es un sabotaje económico. El territorio de Krasnodar hace ya tres años lucha contra este problema».

Los EEUU se preparan para una guerra contra Rusia. Se preparan para los frentes diferentes. Manipulan la información que los habitantes del Occidente ven y oyen. Niegan los planes secretos que se preparan para una guerra nuclear biológica. Aumentan la presencia militar en las antiguas repúblicas soviéticas, tales como los países bálticos. La última vez que en las fronteras rusas se concentró un alto número de soldados adversarios fue en junio de 1941. Construyen nuevos laboratorios biológicos para la elaboración y el almacenaje de armas biológicas junto a las fronteras de Rusia. Con esto se puede crear una «bandera falsa».

Sobre estos datos conocemos que Rusia no puede confiar en Occidente y la OTAN. La operación «Barbaroja» muestra que el Pacto de no agresión puede ser violado en cualquier momento. Barbarroja nos enseña que para Occidente no hay problemas en atacar por sorpresa el país. Rusia debe estar preparada para un «Barbaroja 3.0».

En Europa Occidental algunas personas comprenden que la liberación norteamericana de 1945 no fue una liberación. Esto fue un nuevo avasallamiento. Un ocupante fue sustituido por otra. Los ocupantes norteamericanos no existen en Europa y, claro, en Ucrania tampoco porque allí las autoridades de este país les tiene «amor completo». Los ocupantes norteamericanos están allí en calidad de colonizadores, ellos quieren saquear las materias primas. Quieren ocupar la conciencia del pueblo, enfrentar al pueblo contra el hermano ruso. Quieren rodear y aislar a Rusia. Quieren prepararse para un ataque nuclear a gran escala, químico y biológico contra Rusia (tal proposición la expresaban hasta algunos generales norteamericanos).

El cinturón de los biolaboratorios militares alrededor de toda Rusia es una parte del cinturón de la OTAN alrededor de Rusia. Estas bases son muy caras. Ellos adornan los territorios hasta el último detalle.

Si vais por la calle, y os encontráis rodeados por cinco bandidos con cuchillos que tienen la intención de atacar usted y matar para robar su dinero, debéis estar preparados para el combate. La lucha contra los criminales no puede ser ganada con la ingenuidad, pero sí con la fe, la fuerza y la técnica.

Las acciones de la OTAN y el complejo militar industrial de los EEUU no prometen nada bueno. Pero, como se dice, quien está advertido, está armado.

Etiquetas: ;