Los militares libios han informado sobre el ataque terrorista pero no sabe qué agrupación terrorista atacó al punto de control sobre una de las carreteras en la provincia de Ale-dzhufra.

Ninguna de las agrupaciones ha asumido la responsabilidad de este ataque, sin embargo los militares no dudan de que detrás está el Estado Islámico, la cual continúa operando en Libia a pesar de perder el punto de apoyo en Sirte.

Las víctimas del ataque fueron unos militares leales al general libio Haftaru.

«Por lo menos nueve soldados fueron decapitados y también dos civiles», — ha informado el coronel libio Ahmad al-Mesmari a la edición Agence la France Presse.

El ataque tuvo lugar sobre el amanecer del 23 de agosto.

 

Fuente