El ministro para las Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza rechazó las sanciones que de manera unilateral impuso el Gobierno de Estados Unidos contra Venezuela y denunció que estas acciones impulsadas por la administración del presidente Donald Trump, tienen como objetivo provocar una crisis humanitaria en el país.

“No va Estados Unidos a provocar una crisis humanitaria en Venezuela”, enfatizó el Canciller venezolano durante declaraciones ofrecidas a su salida de una reunión que sostuvo con el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU) Anotnio Guterres, en la sede de este organismo mundial en la ubicado en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

Arreaza señaló que el Gobierno Bolivariano estudia las acciones que impulsará para denunciar y repeler estas nuevas sanciones “ilegales y violatorias de todas las leyes internacionales”, contra el país y la estatal petrolera PDVSA.