El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, condenó un ataque perpetrado en Mali contra un vehículo que transportaba a personal de esa agencia, agresión que causó dos heridos.

Tal acción ocurrió en la norteña ciudad de Tombuctú y es la tercera que sufre el Acnur en algo más de una semana.

En esta oportunidad, varios desconocidos dispararon contra el transporte, claramente identificado con el emblema de la ONU.

‘Estoy profundamente alarmado por el ataque contra nuestros colegas de Tombuctú que prestan asistencia y protección a aquellos que huyen de la violencia, y quienes trabajan sin descanso en condiciones muy duras’, declaró Grandi, en un comunicado.

Medios de prensa recordaron que siete personas murieron y varios sufrieron lesiones el 14 de agosto cuando asediaron un campo de la Misión de la ONU también en Tombuctú.

También ese día en la localidad de Duentza, en el centro del país, otro grupo armado atacó instalaciones de la Misión de la ONU (Minusma).

Grandi aseguró que esos graves incidentes no reducen la voluntad del Acnur de continuar trabajando para la población desplazada por el conflicto en Mali, donde la situación se mantiene inestable desde 2012, cuando se escenificó una rebelión encabezada por guerrillas de la comunidad tuareg.

Ese año junto con los grupos rebeldes actuaron facciones extremistas de confesión islámica, que controlaron el norte maliense durante 10 meses, hasta que una operación militar franco-africana (Serval) los expulsó de sus locaciones, aunque hay remanentes en zonas desérticas que continúan fuera del control del Estado.

Etiquetas: ; ; ;