Con sus atractivos culturales y situada a pocos kilómetros del centro de esta capital, una de la más antigua del mundo, la Feria Internacional de Damasco conjuga hoy intereses de potenciales inversionistas extranjeros y nacionales.

En ese recinto, donde cada día se celebran fiestas tradicionales, predomina el interés sirio de mostrar a empresarios del mundo oportunidades de inversión, sobre todo en las provincias de Homs y Deir Ezzor, ricas en recursos petrolíferos.

Igualmente deviene espacio para la atracción de capitales en estratégicos sectores como la minería, agricultura y geología.

Para muchos de los que asisten a esta Feria, considerada una de las mayores del mundo árabe con más de 57 mil metros cuadrados de superficie, sorprende el que el gobierno sirio pudiera organizar tal evento, con la participación de 43 países, a través de representantes de compañías y embajadas.

Y es que pocos imaginaron que en medio del conflicto armado que viven los sirios desde marzo de 2011, tuviera lugar esta 59 edición, luego de cinco años de ausencia en el escenario capitalino.

Tras recorrer stands de esta feria, la cual cierra sus puertas el próximo día 26, el director de Pabellones Internacionales, Mohamed Al Jamal, expresó a Prensa Latina su satisfacción por la acogida que tiene el evento, con la visita de casi dos millones de personas, cifra superior a años anteriores.

Luego de agradecer la presencia de Cuba en la cita, con sus producciones de tabaco y rones, Jamal señaló que entre las mayores representaciones in situ figuran Rusia, Irán, China, Brasil, Venezuela, Pakistán, Bielorrusia, Egipto, Iraq y El Líbano.

En momentos en que Siria se apresta a reconstruir infraestructuras destruidas por la guerra impuesta por Occidente, diversas compañías muestran aquí -sostuvo- maquinaria industrial, equipos ingenieriles, tecnología informática, confecciones textiles y hasta alimentos.

Durante un recorrido apreciamos cómo en este difícil período la inventiva de los jóvenes sirios no se detuvo: en una zona se muestran equipos que producen energía eléctrica alternativa a parir de sustancias de desecho.

También en un sitio próximo expositores exhibían máquinas capaces de elaborar losas de piso, ladrillos y elementos decorativos para viviendas tomando como base materiales reciclables procedentes de edificios destruidos por los bombardeos.

Con nuestras producciones especializadas mostramos al mundo que ya en Siria comenzó la reconstrucción de zonas liberadas de terroristas por el Ejército, sostuvo, por su parte, el director del Pabellón del Establecimiento Militar de Viviendas en este país, Wael Kabour.

Detalló que con más de 60 fábricas constructivas y más de 23 mil empleados en territorio sirio, ese complejo empresarial construye carreteras, puentes, viviendas, silos para almacenar trigo y paneles solares, además de elaborar materiales para la construcción como cemento y pinturas.

El representante de compañías constructoras iraníes, Ali Khajayi, dijo a esta agencia, por su parte, que la nación persa participa con un gran stand, ya que Siria, país que mantiene excelentes vínculos amistosos con Teherán, es un mercado con futuro.

Unas 40 compañías de Irán están presentes aquí dispuestas a laborar junto a los sirios en proyectos de edificación de carreteras, embalses, túneles para metros y muelles en puertos, refirió.

En igual sentido se pronunció el responsable del Pabellón de Bielorrusia, Shadi Haij, quien señaló que ese Estado se interesa en comercializar con Damasco equipos médicos de alta tecnología, camiones Maz y tractores para impulsar la agricultura.

Con éxitos notables, pese a un ataque terrorista en su cuarto día de exhibiciones que dejó un saldo de seis muertos y varios heridos, esta 59 edición de la Feria Internacional de Damasco, demuestra con creces que Siria ya emprendió el camino de la reconstrucción.

Y es que como dijera recientemente el primer ministro, Imad Khamis, en Siria, con más de 200 millones de dólares en pérdidas económicas ocasionadas por la guerra, la ruleta de la producción ya empezó a dar vueltas gracias a la voluntad popular.

Etiquetas: ;