Este miércoles, el ministro de Interior israelí, Aryeh Deri, comentó en rueda de prensa que a 20 ciudadanos se les retirará dicha nacionalidad por dejar su país para combatir en las filas del Estado Islámico.

Según recoge AFP, la Ley de nacionalidad israelí contiene una enmienda que entró en efecto este mes. Dicho precepto permite la retirada de la ciudadanía a nacionales ausentes.

Sin esa normativa, explicó Deri, los terroristas podrían volver a Israel y “llevar a cabo otro atentado con atropello”.

El Jerusalem Post publica que una de las personas que aparece en la lista podría haber muerto antes de la publicación de la misma. En su mayoría son árabes israelíes; aunque habría un hombre y una mujer, de 32 y 28 residentes en Lod y Ashdod respectivamente, que fueron inmigrantes judíos de la Unión Soviética y se convirtieron al Islam siendo adultos. Otro individuo de la lista era un soldado de las fuerzas armadas de Israel.

Se cree que alrededor de 60 israelíes se habrían ido uniendo a lo largo del tiempo al Estado Islámico, de los cuales, informó ayer el servicio de inteligencia Shin Bet, seguirían en activo unos 20.