Serbia avanzó bastante hacia la integración a la Unión Europea (UE), pero aún le queda mucho por hacer, afirmó ayer David McAlister, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo (PE).

El también relator para Serbia en ese órgano legislativo fue recibido ayer por el presidente Aleksandar Vucic y la primera ministra Ana Brnabic, con quienes sostuvo conversaciones por separado.

En el primer encuentro, los temas del diálogo fueron precisamente el programa de reformas en el país para cumplir con los requisitos de la integración, el diálogo interno propuesto a la sociedad por el presidente para buscar soluciones al tema de Kosovo y los avances en las negociaciones Belgrado-Pristina para normalizar sus relaciones.

Como parte de ese proceso rumbo a la UE analizaron cuestiones que Serbia debe realizar para acelerar el rumbo, entre ellos los temas del respeto y realización de los principios del estado de derecho y la libertad de los medios de difusión, señala un comunicado.

En sus pláticas con la jefa de gobierno, recibió información sobre las reformas políticas y económicas realizadas con éxito lo cual permite continuar avanzando por el camino hacia el espacio comunitario.

Brnabic dio seguridades de que el país proseguirá hacia ese objetivo no solo por su vocación paneuropea, sino también porque los resultados se revirtieron en el mejoramiento de los parámetros y calidad de la vida de todos los ciudadanos.

McAlister sostuvo también un encuentro con el Comité para la Integración Europea de la Asamblea Nacional (parlamento), durante el cual declaró, en serbio, su amor por este país y expresó su deseo de abrir más capítulos del proceso de integración.

Pero aclaró que eso no depende de su voluntad y ni siquiera del PE, pues está en las atribuciones de los Estados miembros.

También sostuvo un encuentro con los líderes de los partidos de oposición con representación en el parlamento serbio, quienes le expresaron sus valoraciones sobre la actuación del gobierno en diferentes esferas, que denuncian, rechazan y condenan.

De acuerdo con declaraciones a los medios de estos dirigentes políticos llamaron la atención de su interlocutor a la diferencia existente entre los informes oficiales sobre los avances del país y lo que acontece en la realidad.

También aseguraron que en ningún momento se habló sobre la unión de la oposición y la participación conjunta en alguna elección en el futuro cercano, en referencia a las de enero de 2018 para la Asamblea de la ciudad de Belgrado y de su alcalde.