El miércoles, 23 de agosto, se produjo un nuevo caso de islamofobia. Una joven de 38 años fue agredida en Usera (Madrid) por un grupo de chicos que, al verla con el hijab, la golpearon e insultaron frente a una boca de Metro, como ha adelantado, el periódico El Mundo.

La ambulancia del Samur tuvo que acudir al lugar de los hechos, por las contusiones y el estado de ansiedad que padecía. La joven fue ingresada en Urgencias del Hospital 12 de octubre con un pronóstico leve, según fuentes sanitarias.

El caso ha sido trasladado a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal, que está especializada en los delitos de odio, regulados en el artículo 510 del Código Penal. Por el momento, a media mañana, no hay ningún detenido.

Hasta el lugar de los hechos se desplazó una patrulla de la Policía Municipal del distrito de Usera, que fue alertada por los propios vigilantes de Metro.

Los ataques islamófobos han aumentado tras los atentados en Barcelona y Cambrils, que dejaron un saldo de 15 muertos y un centenar de heridos. Las agresiones se han producido contra menores de edad y contra mezquitas, principalmente.

Tres menores marroquíes fueron agredidos, el fin de semana (19 y 20 de agosto) en la localidad navarra de Fitero tras participar en un minuto de silencio por las víctimas de los atentados de Catalunya. La Guardia Civil, que ha detenido a los dos autores, destaca como especialmente grave que la agresión se ha producido entre amenazas e insultos islamófobos. La jueza, sin embargo, no lo ve como un delito de odio.

Etiquetas: ; ;