No pasó una semana de la visita oficial del vicepresidente de EEUU, Mike Pence, a Argentina para que el gobierno del presidente Donald Trump aplicara un fuerte incremento en los aranceles a la importación del biodiésel argentino de 4,5% a 64,17%, medida que prácticamente expulsa al país suramericano del mercado de biodiésel en Estados Unidos.

Tras el anuncio, el senador argentino Federico Pinedo, en nombre del gobierno de Mauricio Macri, rechazó la medida de la Administración Trump.

El presidente provisional de la cámara alta calificó de “lamentable” la medida que a su juicio surgió del “proteccionismo basado en el miedo a lo diferente, al otro, al inmigrante, al comercio”.

Por su parte, el ministro de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, aseguró que “esta medida frenará fuertemente la producción y el empleo”, que de acuerdo con la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) genera 2.000 empleos directos.

“Los liberales creen que el mundo gira en torno al libre comercio, pero el mundo está muy lejos de esa teoría. Con EEUU debe negociarse como bloque regional, no de manera directa”, sostuvo.

Asimismo, precisó que EEUU representa 90% de las exportaciones de biodiésel de Argentina, “por eso no tenemos un sustituto”, aclaró, al tiempo que lamentó que “los informes más optimistas dicen que a fin de año recuperaríamos el tres por ciento, lo que nos remonta a diciembre de 2015”.

El biodiésel es el principal producto que Argentina exporta a EEUU, solo en el primer semestre de 2017, 96% de los embarques argentinos fueron enviados, lo que representa 30% de las exportaciones dirigidas a ese país.

Macri ha mostrado simpatía y cercanía con el mandatario estadounidense, ya que éste lo apoyó durante su candidatura, además Trump expresó su beneplácito por las políticas neoliberales aplicadas en Argentina por Mauricio.

Etiquetas: ; ; ; ;