El jefe del Estado, Nicolás Maduro, pidió al presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, y la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Delcy Rodríguez, organizar juicios en contra de quienes hayan promovido la intervención internacional sobre la soberanía nacional, así lo manifestó durante una reunión de trabajo en el Palacio de Miraflores.

La medida forma parte de una serie de acciones tomadas por el Gobierno nacional, luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara una orden Ejecutiva, en la que sentencia una serie de sanciones de carácter económico en contra de Venezuela.

“Aquí en Venezuela tiene que abrirse un juicio por traición a la Patria, para todos aquellos que teniendo cédula de identidad venezolana, viven en Miami y piden que se nos bombardee (…) Yo le he pedido al presidente del TSJ y a la presidenta de la ANC que se inicie un juicio histórico por traición a la Patria a todos los que han pedido estas sanciones económicas, que hoy (ayer) han sido tomadas y que dañan nuestra vida económica, nuestra vida social”, dijo.

Agregó que en el exterior también se encuentran algunos connacionales que han solicitado las medidas: “solicitémoslos con código rojo, donde estén. Hasta que nos los entreguen; aunque Estados Unidos los protege”.

Asimismo, señaló que la agresión emprendida por el Presidente de Estados Unidos “ha iniciado una nueva etapa de liberación política, económica, humana de Venezuela, de los lazos dependientes. Es un campanazo de liberación con los Estados Unidos”.

Advirtió que Trump no previó los daños y consecuencias que causaría su decisión, no solo para los venezolanos y las venezolanas, sino también para la vida económica del pueblo estadounidense y sus empresarios e inversionistas.

“Afecta los suministros de crudo de Venezuela a los Estados Unidos, porque impide por distintas vías que se materialicen los modelos y formatos financieros para el pago de estas transacciones”, ya que la orden impide que se emitan cartas de crédito con capital venezolano, explicó el Presidente.

Agregó que Venezuela tiene compradores del crudo garantizado, aunque manifestó que por los momentos no ofrecería mayores detalles en esa materia.

Señaló también que con la medida se está afectando a la empresa de capital venezolano Citgo, presente en casi todas las ciudades de Estados Unidos, con más de 5 mil estaciones de servicio, que expenden hidrocarburos procesados a partir del crudo extraído en el territorio venezolano.

“Donald Trump ha decretado el cierre de Citgo, porque le impide cualquier funcionamiento financiero (…) Está prohibiendo el traslado de dividendos de las empresas que funcionan en la economía de Estados Unidos a su casa matriz, nos está impidiendo que la casa matriz envíe los dividendos de una actividad económica”, manifestó.

A su parecer, quienes más perjudicados resultan de la decisión tomada por el Ejecutivo estadounidense, son los tenedores de bonos de las deudas externas venezolanas, ya que el 62% de ellos son estadounidenses, luego el 12% pertenece a capitales británicos y por último 8% canadienses, “que son casi lo mismo”.

Manifestó que una serie de comunidades, de las más desposeídas de Estados Unidos, también se verán afectadas, ya que el suministro de combustible para calefacción, que se distribuye de manera gratuita en algunas localidades de New York, se verá interrumpido.

“Los otros afectados con este decreto son los inversionistas estadounidenses que tienen importantes inversiones e intereses vinculados a diversos negocios, entre ellos el petrolero, gasífero y de todos los derivados”, por lo que ordenó al vicepresidente Ejecutivo, Tareck El Aissami y el ministro de Petróleo, Eulogio Del Pino, organizar un encuentro para llegar a acuerdos que solventen la situación.

“Yo quiero que esos inversionistas estadounidenses se mantengan en Venezuela trabajando, sigamos produciendo y sigamos siendo socios estratégicos en una visión de país y de mundo distinto a este que intentan imponer”, dijo.

De igual forma, convocó una reunión “en Venezuela, a todas las empresas estadounidenses a las que le vendemos petróleo, que tenemos relaciones históricas, a una reunión urgente para buscar soluciones a esta situación que ha creado este decreto que agrede nuestra economía y declara un bloqueo financiero”.

Apuntó que con las sanciones emitidas, que impiden cualquier tipo de transacción comercial con Pdvsa, “los primeros perjudicados son los inversionistas estadounidenses (…) Tratando de hacernos daño a nosotros le está haciendo daño a los propios inversionistas estadounidenses”, dijo.

De igual forma, señaló que la sentencia de Trump rompe con el estado de legalidad internacional, ya que está en contra de la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la que se expone que ningún país puede utilizar mecanismos económicos, para intentar imponerse sobre cualquier otro, señaló el Presidente durante su intervención en cadena nacional.

Etiquetas: ; ; ; ;