Al menos 71 personas murieron ayer en enfrentamientos tras los ataques de rohingyas, minoría musulmana de Myanmar, contra 24 puestos policiales en el estado de Rakhine.
inter
De acuerdo con el Ejército, el asalto fue ejecutado por más de mil miembros de esa etnia en el municipio de Maungdaw, próximo a la frontera con Bangladesh.

El estallido de nuevos actos intensifican el conflicto en Rakhine, donde en octubre hechos similares dejaron nueve policías muertos y provocaron una masiva contraofensiva militar que generó una grave crisis humanitaria nacional y regional, con efectos a nivel internacional.

Myanmar es un país predominantemente budista, donde los rohingyas no tienen derecho a la nacionalidad y son sometidos a distintos tipos de discriminación, asesinatos, saqueos y violaciones, según denuncias de la opinión pública.

El mayor estallido de violencia se produjo en 2012 a causa de conflictos sectarios que dejaron más de 160 muertos y unos 140 mil miembros de esa etnia desplazados.

Grupos de defensa de los rohingyas afirman que alrededor de 400 integrantes de esa comunidad -descrita por la ONU como uno de los grupos más perseguidos del mundo- fueron asesinados en operaciones militares.

Etiquetas: ; ; ;