Estados Unidos maniobra para fabricar una crisis humanitaria en Venezuela y busca rendir por hambre a su pueblo, denunció aquí el canciller del país sudamericano, Jorge Arreaza.

El diplomático cumplió ayer una intensa agenda en el cuartel general de la ONU, donde conversó con su secretario general, António Guterres, representantes de bloques como el Movimiento de Países No Alineados y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y de potencias mundiales, en particular Rusia y China.

Poco después de su reunión con Guterres, Arreaza dijo a Prensa Latina durante un encuentro con periodistas que su visita se enmarcó en la diplomacia bolivariana de paz, en un contexto marcado por una agresividad sin precedentes de Estados Unidos contra Caracas.

Hace dos semanas, el presidente norteamericano, Donald Trump, dejó abierta la posibilidad de una intervención militar en Venezuela, postura seguida en los últimos días por advertencias del vicepresidente Mike Pence y las sanciones financieras anunciadas la víspera por la Casa Blanca.

Las amenazas y las sanciones, que incluyen al presidente venezolano Nicolás Maduro, constituyen la peor agresión a nuestro pueblo en los últimos 200 años, afirmó Arreaza.

De acuerdo con el canciller, semejante hostilidad y el empeño en crear una crisis humanitaria no pueden tener espacio en pleno siglo XXI, cuando se supone que las diferencias se resuelvan mediante el diálogo y la diplomacia.

Maduro constantemente ha intentado hablar con Estados Unidos sobre la construcción de vínculos basados en el respeto mutuo, y en ese sentido enviará una carta a Trump, señaló.

En su estancia en la sede principal de las Naciones Unidas, Arreaza aseguró que los venezolanos se mantendrán firmes y unidos ante las amenazas de Washington, y adelantó que la Revolución bolivariana evalúa las respuestas a las sanciones y otros actos hostiles de la mayor potencia militar del planeta.

‘Estamos estudiándolas y tomaremos todas las medidas que estén a nuestro alcance, en todos los ámbitos, para defender al pueblo de Venezuela y evitar que estas decisiones tengan efectos en las familias, su salud y bienestar’, precisó.

LA HISTORIA SE REPITE 

Unos días antes de la visita de Arreaza, el representante permanente venezolano ante la ONU, Rafael Ramírez, denunció en entrevista con Prensa Latina que está en curso una campaña dirigida a generar el escenario propicio para agredir a su país.

Se quiere fabricar una matriz de opinión y un escenario político para después cometer una barbaridad, una agresión que por sus consecuencias todo el mundo lamentaría, expuso.

Ramírez recordó que un libreto similar fue utilizado en países del Medio Oriente, donde hoy impera el caos y la inestabilidad, tras intervenciones lideradas por Estados Unidos.

El diplomático subrayó que los grandes medios occidentales dedican a diario mucho tiempo y espacio a Venezuela, divulgando noticias falsas y manipulaciones.

Nuestro pueblo y nuestro Gobierno no se amedrentan ni acobardan ante las amenazas y las presiones, somos los hijos de Simón Bolívar y la tierra de Hugo Chávez, sentenció.

Etiquetas: ; ;