La Unión Europea con intensidad se referirá a la política de Serbia, escribe la edición de Belgrado «Noticias de la tarde», refiriendose a la fuente en la administración de la CE. Todo girará en torno a la cuestión de Kósovo y las relaciones con Rusia y el derecho.

Una serie estados insisten en una rápida implementación de los Capítulos 31 (las negociaciones sobre la entrada de Serbia en la CE), donde son designadas las cuestiones de seguridad y política exterior. Y para Serbia esto es importante especialmente ya que se trata de las relaciones con la Federación Rusa, escribe la edición.

En vista de las difíciles relaciones con Moscú por intereses personales se encuentra Polonia y las repúblicas bálticas, además para fin de año Estonia presidirá la CE.

«El problema es que la plataforma de negociaciones no está preparada todavía técnicamente y no lo estará en 2017. Por eso el capítulo 31 puede retrasar un poco la eurointegración de Serbia», — hablan en Bruselas.

«Mientras tanto, Estonia, Lituania, Letonia y Polonia insisten justamente que este proceso sea acelerado para alejar a Belgrado de Moscú por medio de nuevas condiciones en las negociaciones. Hay un contrato no oficial sobre la demora hasta fin del año en curso y ya para enero se empezará a ejercer presión sobre la cuestión rusa», — informa la fuente de «Noticias».

En cuanto a Kósovo, Bruselas busca nuevas posibilidades para la normalización de las relaciones, y en este sentido se espera mucho del diálogo interior anunciado en la comunidad serbia, el cual debe comenzar pronto. En el campo del derecho, la CE quiere ocuparse de este tema «con el mismo entusiasmo, con que son realizadas las reformas económicas».