Un corresponsal de la cadena rusa Zvezda enseñó cómo funciona el sistema ruso TOS-1A Solntsepiok, que sería capaz de reducir a cenizas un territorio del tamaño de ocho campos de fútbol.

«Una salva de este sistema de lanzacohetes incendiarios es capaz de reducir a cenizas el terreno de cuatro kilómetros cuadrados, lo que equivale al territorio de ocho campos de fútbol. Construido a base del tanque T-72, el TOS-1A, Solntsepiok —Solazo en español— inspira respeto», indica el canal.

El sistema utiliza los cohetes termobáricos de 217 kilogramos. Su proceso de carga no les ocupa mucho tiempo a los operadores del arma. Cada proyectil —de los 24 cohetes que tiene— necesita menos de un minuto para estar listo para dispararse.

Solo tres tripulantes son necesarios para controlar el Solazo.

El uso de los TOS-1A contra los grupos terroristas en Siria mostró que su presencia en la línea principal de defensa causa pánico entre las filas del enemigo, mientras que su fuego no deja oportunidades a nadie.

«La onda explosiva generada por el TOS-1A, en comparación con la que proviene de los sistemas Uragán y Grad, penetra en todos los refugios y reduce a cenizas todo lo vivo. Ampararse de esta máquina es imposible», dijo el comandante de un pelotón del TOS-1A, Vladímir Nasélnikov, citado por la cadena.