El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, ordenó la “inmediata expulsión” del ex magistrado colombiano Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (Cicig) de la ONU, que junto con la Fiscalía de ese país lideran desde 2015 una inédita lucha contra la corrupción.

La Cicig y el Ministerio Público de Guatemala solicitaron el viernes, ante la Corte Suprema de Justicia del país, que se le levante la inmunidad a Morales y que sea investigado por presunta financiación electoral ilícita en el partido FCN-Nación, que lo llevó al poder en 2015.

Al verse involucrado en investigaciones, Morales dijo en un video difundido en las redes sociales de Gobierno: “Como Presidente de la República, por los intereses del pueblo de Guatemala, el fortalecimiento del estado de derecho y la institucionalidad declaro non grato al señor Iván Velásquez Gómez (…). Ordeno que abandone inmediatamente la República de Guatemala”.

El gobernante no detalló las causas específicas de la expulsión y citó artículos de la Constitución guatemalteca y de la Convención de Viena, sobre la prohibición a los diplomáticos de no inmiscuirse en asuntos internos del Estado.

Las reacciones ante las palabras de Morales generaron una ola de repudio en varios sectores y provocó la renuncia de la cúpula del Ministerio de Salud, citan agencias.

El mandatario también destituyó al canciller Carlos Raúl Morales, quien el viernes negó haber pedido la remoción de Velásquez durante una cita en Nueva York entre Morales y el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

En su lugar, Morales nombró a Sandra Jovel como nueva ministra de Relaciones Exteriores, quien en mayo del 2016 fue separada como vicecanciller, al ser involucrada en la adopción ilegal de un niño.

La orden fue frenada temporalmente por la Corte de Constitucionalidad del país. “Esta Corte otorga amparo provisional y deja en suspenso la decisión del Presidente (…) por lo tanto decimos a la ministra de Relaciones Exteriores y al Ministerio de Defensa y Gobernación que se abstengan de cumplir dicha orden”, dijo el presidente del tribunal, José Francisco Mata.

Velásquez había destapado en 2015, junto con la fiscalía, un escándalo de corrupción en las aduanas que obligó a renunciar al entonces presidente Otto Pérez, señalado como cabecilla de una red que cobraba sobornos para la evasión de impuestos.

Velásquez denunció que Morales, cuando fungía como secretario general del partido, “pudo haber recibido contribuciones en forma anónima, además de no haberlas registrado en los libros contables de la organización (FCN-Nación)”, y agregó que “hubo 6 millones de quetzales (825.000 dólares) de financiamiento que se ocultaron”.