Los cadáveres de los muertos en operación militar conjunta de tropas somalíes y estadounidenses esta semana permanecen desde ayer insepultos por voluntad de sus deudos, que demandan una excusa.

A principios de esta semana una fuerza de tarea de tropas estadounidenses y leales al presidente Mohammed Abdullahi Farmajo atacaron una supuesta concentración del grupo armado islamista Al Shabab (Los Jovenes, en árabe) en la aldea de Bariire, cerca de esta capital, y la operación, que resultó un fiasco, dejó un saldo de 10 civiles muertos, tres de ellos menores.

Fuentes militares en un principio negaron las alegaciones de los familiares, según los cuales las víctimas fueron asesinadas a sangre fría la madrugada del lunes, pero en un comunicado posterior admitieron la veracidad de las acusaciones.

Entendemos que hay víctimas civiles en la operación del lunes contra la aldea de Bariire (…) El Gobierno investiga para conocer la verdad de los hechos, admitió la nota oficial.

El tema se complicó por alegaciones de que informantes interesados proporcionaron datos falsos sobre la presencia de miembros del grupo armado islamista en la zona con el fin de exterminar a miembros de un clan rival.

La denuncia original fue hecha por el legislador Dahir Amin Jesow según el cual los muertos en la acción son miembros de un clan en pugna con otro por el uso de pastos y agua.

‘Hasta que el Gobierno admita que las víctimas eran civiles inocentes y que sus tropas les mataron, no les enterraremos’, afirmó en rueda de prensa Ibrahim Qureysh, familiar de uno de los fallecidos.

Al Shabab suscribe las tesis extremistas de Al Qaeda, la entidad terrorista creada en la década de los años 70 del pasado siglo en Afganistán por extinto el millonario saudita Osama Bin Laden, autora del ataque a las Torres Genelas de Nueva York y el edificio del Pentágono en Washington en septiembre de 2001.

Pero el asunto tiene una arista más política pues implica el reinicio de la participación de militares de Estados Unidos en la compleja crisis somalí, secuencia de una acción similar en años 90 del pasado siglo que terminó en catástrofe y obligó a la retirada de las fuerzas de ese país.

En abril pasado un contingente ‘de varias decenas de especialistas’ militares estadounidenses llegaron a esta capital para sumarse a otro grupo con la misión de entrenar a las fuerzas somalíes leales al presidente Abdullahi Mohammed en tácticas antiterrorismo, se recordó.

De verificarse las informaciones, este sería el más letal ataque de las fuerzas estadounidenses acantonadas en este convulso país del este africano desde que en septiembre de 2016 un bombardeo de la Fuerza Aérea estadounidense mató a por lo menos 10 soldados de las tropas leales al gobierno.

Etiquetas: ; ; ;