Al menos dos desaparecidos, afectaciones a viviendas por deslizamientos de tierra e inundaciones son algunas de las consecuencias preliminares de tormentas que predominan hoy sobre el territorio panameño, según meteorólogos.

Un reporte del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) informó anoche de la búsqueda de dos personas arrastradas por corrientes fluviales en la provincia de Panamá Oeste, próxima a esta capital, y en Darién, en el extremo oriente del país, respectivamente.

Caída de árboles, aludes en pendientes con perjuicio a estructuras de inmuebles, ríos y arroyos salidos de su cauce, son algunos de los desastres causados ayer por tormentas eléctricas, que continuarán en la tarde de hoy, según pronósticos meteorológicos.

La situación se suma a las consecuencias del mal tiempo durante el fin de semana anterior, cuando en el sector de Juan Díaz, en el este de esta urbe, se produjeron inundaciones inéditas, supuestamente causadas por el desorden constructivo que bloquea la evacuación de los pluviales, en opinión de vecinos y expertos.

Ante continuadas denuncias, la Asamblea Nacional decidió citar a ministros y otros funcionarios estatales, además de técnicos, para que expliquen lo sucedido y las medidas imprescindibles para reducir tales riesgos.

Algunos criterios apuntan a que el relleno de los manglares del litorial, la reducción del cauce del río Juan Díaz, las edificaciones construidas en las márgenes y el vertimiento de basura a sus aguas pudieran conformar las causas del hecho que afectó a medio millar de viviendas y unos 200 vehículos.

A pesar de que el comportamiento del actual período lluvioso es normal para Panamá en esta época del año, en el país no actúa un sistema de prevención de desastres que respondan al comportamiento de los riesgos históricos, mientras que la protección civil se limita a realizar alertas en este sentido.

Etiquetas: ; ; ;