El Ministerio de Seguridad del Estado de la República Popular de Lugansk ha detenido la actividad de una organización religiosa no registrada «Testigos de Jehová», la cual trabaja junto con el ejército ucraniano y los batallones neonazis.

Como resultado de una investigación policial se ha descubierto que operaban incumpliendo la legislación de la RPL y además funcionaban como un agente de propaganda para el Servicio de Seguridad de Ucrania en la república.

Durante el examen de los locales pertenecientes a este grupo religioso en Lugansk y Alchevsk se han descubierto y retirado material de agitación con simbología nazi, también octavillas donde se incita a colaborar con Ucrania.

Anteriormente ya se pudo ver octavillas del ejército ucraniano y el Cuerpo Nacional de Azov pegadas por la ciudad de Alchevsk.

Según la información que hay, la organización «Testigos de Jehová» en el territorio de Lugansk temporalmente ocupado por el ejército ucraniano presta ayuda a las agrupaciones radicales, neonazis y otras formaciones militares reconocidas como terroristas, de ahí que su actividad «religiosa» está prohibida en la RPL. En particular, la organización recibió un local gratuito de la mano del Pravy Sektor en la zona ocupada.

Durante los registros por los empleados del MGB se descubrieron también materiales electrónicos para su difusión, los cuales siembran odio y enemistad, humillan los honores y dignidad de las personas.