Quién y para qué aplaza el final de la guerra en Siria

Fecha de publicación: 29 08 2017, 11:09

Las fuerzas de Daesh -organización terrorista prohibida en Rusia y otros países- y otras organizaciones terroristas en Siria se están derritiendo rápidamente. 

El Ejército sirio, apoyado por las Fuerzas Armadas de Rusia, ya se ha acercado a Deir Ezzor, mientras que las tropas del Ejército libanés e Hizbulá vencieron a los terroristas en la frontera sirio-libanesa. No obstante, varias provincias y ciudades sirias aún quedan en las manos de los terroristas.

El analista político sirio Kamal Jafa y el general Haitam Hassoum, experto militar, han comentado a Sputnik la situación en la provincia de Idlib, el progreso de la ofensiva en Al Raqa, así como las dificultades que pueden surgir en Siria después de la guerra.

La situación en Idlib

De acuerdo con Kamal Jafa, en los eventos en Idlib se ve la participación activa de los organismos militares y de inteligencia turcos. Turquía no está interesada en que el Ejército sirio ocupe la provincia, ya que pasó cinco años en los esfuerzos de tomar posesión de esta ciudad, considera.

«Todo el mundo sabe que en Idlib hay aproximadamente 50.000 combatientes extranjeros que pertenecen a las distintas organizaciones internacionales yihadistas y que son partidarios del Partido Islámico del Turkestán. Ni Turquía ni la coalición internacional encabezada por Estados Unidos los atacan. Creo que estos grupos terroristas coordinan sus acciones con representantes de la inteligencia turca», destaca.

En su opinión, los principales problemas comenzarán después de que Siria aniquile a los miembros de Daesh en su territorio y tenga que hacer frente a la expansión kurda en el norte de Siria.

La situación en Al Raqa

A su vez, el general Haitam Hassoum opina que «la guerra en Siria no es civil en lo absoluto. Se trata de una guerra de intereses de jugadores internacionales, que se desarrolla en el territorio sirio».

Comentario: De lo contrario no llevaría tanto tiempo.

Explica que en Al Raqa se desarrolla una compleja lucha entre un gran número de participantes. En primer lugar, se trata de una confrontación entre las ‘fuerzas democráticas sirias’, apoyadas por Estados Unidos, y Daesh. Previamente estas fuerzas actuaban juntas, y los combates entre ellos eran más bien una representación teatral, orquestada por Estados Unidos, detalla.

En segundo lugar, es un conflicto dentro de las fuerzas democráticas, que constan de árabes y kurdos.
Todas estas contradicciones han dado lugar a retrasos en la batalla decisiva con las fuerzas de Daesh en Al Raqa, destaca el experto.

¿Quién va a ganar la batalla final?

Hassoum agregó que «existe una rivalidad tácita entre el Ejército sirio y sus aliados, por un lado, y las fuerzas democráticas sirias y Estados Unidos, por el otro. Ambas partes quieren ser primeros en llegar a Deir Ezzor y Al Raqa.

De momento, la supremacía pertenece a las tropas gubernamentales sirias, ya que han hecho un mayor progreso en el camino hacia Deir Ezzor, concluye.

Comentario: Aunque cada vez que el Ejército Sirio consigue una victoria de considerable importancia, Estados Unidos responde para intentar sabotearla. Así que no esperamos que este caso vaya a ser una excepción. Especialmente, cuando consideramos que Israel y Arabia Saudita analizan intervenir directamente en Siria.